Participación

Gure Etxea, COMIENZA UNA NUEVA ETAPA

El primer domingo de abril nuestra alcaldesa Amets Jauregizar informó a las personas jubiladas del municipio sobre la situación irregular que ha vivido el Centro de Jubilados y Jubiladas en los últimos 20 años. El Ayuntamiento explicó que en el último pleno se aprobó por unanimidad regularizar la situación y trabajar conjuntamente con la Junta rectora de Gure Etxea para crear un Nuevo Proyecto, y buscar así una nueva organización del centro contando con la participación de los y las pensionistas. Por decreto de alcaldía se entregarán las llaves a la Junta y el bar como establecimiento público abierto a todo el pueblo desaparece.
La Junta por su parte presentó el listado de actividades que se pueden realizar en torno a un “plan de envejecimiento activo”. Serán los y las jubiladas quienes decidirán qué actividades son de su interés, y desde BakioBai queremos animar al resto de los vecinos y vecinas de Bakio a interesarse por el nuevo proyecto que se vaya definiendo para colaborar y ayudar a Gure Etxea.

ANTECEDENTES
El presente y futuro de “Gure Etxea” como local sustentador de la dinamización ociosa y cultural para nuestros mayores es otro de los problemas que el ayuntamiento hereda tras años de oídos sordos e irresponsabilidades de carácter mayúsculo.

El local, ubicado en la la calle Basigoko Bide Nagusia 61, se encuentra en unas condiciones físicas que difícilmente podrían hacer que cumpliese los mínimos exigidos por sanidad o inspección de trabajo. Además, y como es sabido por muchos vecinos y vecinas, en dicho local trabajan 2 mujeres las cuales han estado 20 años en una situación de precariedad laboral permitida y tutelada por el ayuntamiento.

El consistorio destina 10.000 euros anuales de su presupuesto, sin justificación ni criterio (y de forma totalmente paralela al resto de asociaciones) para pagar a estas dos trabajadoras quienes, por supuesto, no disponen de contrato alguno, ni cotizan, ni han podido disponer de ningún derecho laboral como pueden ser las vacaciones. Varias han sido las ocasiones en las que estas dos trabajadores han querido solventar su situación, pero el ayuntamiento nunca ha movido ficha para legalizar sus condiciones.

Su último calvario: recibir del banco, la información de que la cuenta de la que cobraban mensualmente estaba sin fondos. El ayuntamiento, de forma directa, realizaba los ingresos en dicha cuenta, tras la autorización del presidente de la Junta, la cual, tras 4 años de abandono institucional, se ha vuelta a formar con la intención y logro de dinamizar el local una vez más.

Es en este momento en el cual el ayuntamiento comienza a preguntarse sobre la relación entre el dinero destinado a Gure Etxea, los cobros de las trabajadoras y, sobre todo, la responsabilidad del consistorio en todo este asunto.

Tras años de incógnitas e interrogantes, el ayuntamiento ha obtenido la información necesaria para esclarecer los muchos puntos oscuros que rodean tanto a la organización como al propio local de “Gure Etxea”

En el año 1989 y con la idea de dar salida al club de jubilados “Gure Etxea”, se constituye un consejo de administración formado por: el alcalde, el concejal de bienestar social, el secretario, la asistenta social de la comarca de Mungialde y el presidente de la junta de jubilados (quien adquiere carácter de gerente no remunerado).

Este consejo, es el responsable directo de la gestión y devenir del local y sus integrantes, siendo un órgano puramente municipal (no es una asociación) que no dispone de personalidad jurídica ni física (tal y como relata el secretario del ayuntamiento en su informe que acompaña a este texto). Adjuntamos el reglamento de Gure Etxea para que se puedan explorar todos los detalles respecto a funciones y responsabilidades.

El futuro del local es incierto: por una parte, se necesita una inversión económica para adecentar el edificio y reformarlo de cara al marco legal y también un monto sin definir para legalizar la situación de las trabajadoras las cuales ya se han reunido con el ayuntamiento para ser informadas de la situación global con respecto a su centro de trabajo.

A día de hoy, el ayuntamiento se encuentra atado a un plan de ajuste que difícilmente podría permitir realizar algún tipo de inversión y aunque existe la opción de legalizar el local y a sus trabajadores, también se suponen la licitación del mismo, la re-ubicación del local, la asunción de la gestión del mismo por grupos propios. Las opciones que no contemplan una legalización de la situación actual supondrían el despido de las 2 trabajadoras tras 20 años de trabajo en negro a sabiendas del ayuntamiento.

BakioBai! tiene claro que el ayuntamiento no puede seguir permitiendo que esta situación siga perpetuándose dado que, como responsables directos de este contexto, tenemos que mostrar firmeza y consenso ante irregularidades como las que aquí se citan.

También somos conscientes de que no existe capital suficiente como para abordar con dinero una herida que lleva 20 años supurando, además de entender que el servicio que se da a los mayores no puede desaparecer sin proponer una alternativa real de gestión.

BakioBai!, como parte del ayuntamiento, trabajará para que el servicio de ocio y cultura a nuestros mayores no desaparezca y apoyará en lo que necesiten a las 2 trabajadoras afectadas por esta recién destapada información. Os adjuntamos documentación.
y aquí el informe del secretario

1 Comentario

1 Comentario

  1. Iciar

    julio 9, 2016 at 12:09 pm

    Inconcebible que las dos trabajadoras hayan estado en situación laboral irregular. Para mí lo más importante es eso. ¿Despedirlas? Lo menos que se podía hacer era regularizar su situación y mantenerlas en el puesto de trabajo. Flipante que encima de lo que han pasado sean también los chivos expiatorios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Popular

Udaletxeak hartutako erabakiengatik kezkatuta geudelako elkarrekin BakioBai deitzen den elkartea osatu genduen Bakioko herritarrak gara. BakioBai tokiko elkartea da, guztiz independientea, eta Bakioren onura hobesten du interes alderdikoi edo norbanakoen aurrean.

Gestio gardena, kontu argiak eta ageriko kontratuak dituen udaletxea nahi dugu, baliabide ekonomikoen kudeaketa egokia egiteko. Tokiko politika nahi dugu non udalerriko zerbitzuak udaletxeak kudeatzen dituen Bakioko jendearekin. Biztanleak entzuten, sortzen diren arazoak haintzat hartzen eta hauek konpontzen dituen udaletxea nahi dugu. .

Arriba